Carta a mi “Chuleta” en su segundo cumpleaños

Llegó otro año y no me lo puedo creer. ¿Tan rápido se me pasó?

Igual que el año pasado, te escribí una carta para contarte todo lo que hicimos juntos. Quiero tengas estas cartas para leer y recordar siempre.

Este año empezamos viajando: tu papá, tu y yo, llegamos a Salamanca para vivir casi un año. Yo no sabía muy bien que esperar del viaje y la verdad es que preferí no hacerme ideas en la cabeza porque me estoy dando cuenta de que las ideas que uno se hace son las principales enemigas para disfrutar la realidad.

Llegaste a Salamanca con un año y un mes y la verdad es que para ti fue como si no hubiera cambiado nada. Seguiste siendo el mismo pequeño terremoto de siempre, pero yo me hice bolas. Me encontré en una ciudad desconocida con un bebé inquieto y mil cosas que hacer mientras tu papá estudiaba. Las primeras semanas pasamos solos los dos de arriba para abajo limpiando, ordenando y también jugando.
Siempre diré que fue un privilegio poder compartir tanto tiempo juntos.

Unas semanas antes de llegar a España aprendiste a caminar y no había quien te pare. Lo único que querías hacer todo el día era practicar la caminata. Y tuviste un año entero para hacerlo, caminaste por todas las calles, parques y plazas que nos encontramos.
Un día caminando por nuestro parque favorito ibas delante mío (porque no me dabas la mano por nada del mundo) y un señor mayor se paró frente tuyo y te dijo:

– ¡Pero mira esta chulada como camina! ¿Vas solo, he chuleta?

Desde ahí tu papá y yo te decimos Chuleta de cariño de vez en cuando, porque eres una chulada.

IMG_1332

Este año fuiste por primera vez a la guardería. La primera vez que te dejé, por solo una hora, los dos nos quedamos llorando. Cuando te recogí llorabas tan desesperadamente que tuve que comprarte un helado para que te calmes. Mientras tomabas el helado te salían unas lagrimas gigantes de esos ojotes que tienes.
Al final del año amabas tu guarde y tus profes. Te despedías feliz con la manito al llegar: ¡Aios! (Adiós)

En Salamanca también empezaste a decir tus primeras palabras, las palabras más españolas que encontraste. En tu nuevo vocabulario había palabras como: Azzzzzul, marrón y adiós. Sobretodo el azzzzzul me causaba mucha gracia porque nosotros pronunciamos asul y tu te esforzabas mucho por lograr esa zeta como seguramente la aprendiste en la guarde.

A penas llegamos a Ecuador mágicamente soltaste la lengua y para hoy, el día de tu cumpleaños, ya repites como loro absolutamente todo lo que te decimos.

Este año también nos separamos por primera vez. De tu papá te separaste dos mesesotes y de mi un mes enterito. Te quedaste con los abuelitos y tu papá y yo nos fuimos de viaje. No sé todavía si me arrepiento o no. Era algo que teníamos que hacer. Como pareja pasamos hermoso, pero como mamá te extrañé con locura todos los días. Cada día antes de dormir me recordaba que ya solo faltan 20, o 15, o 2 días para verte.
Cuando regresamos me prometí a mi misma no volverme a separar de ti tanto tiempo hasta que seas tu el que se vaya.

IMG_0125

El tiempo no para y tu tampoco.

Este año ha sido una gran vuelta al sol. Mi vida nunca había cambiado tanto hasta que naciste y desde que cumpliste un año hasta hoy ha cambiado tanto más todavía.

Hace unos días alguien me decía:
– Ser padre te hace viejo instantáneamente.
¡Es verdad! Contigo el tiempo vuela, creces a toda velocidad y mientras me emociono por tus logros al mismo tiempo quisiera que te demores un poquito más en crecer.

En este año aprendimos a caminar lento persiguiendo bichitos en el piso y a correr con todo atrás de una pelota.

Aprendimos que comer es delicioso y probar cosas nuevas es más delicioso todavía, a conversar en la mesa y a comer el uno del plato del otro como primer intento de compartir.

Aprendimos a despedirnos por las mañanas y a contarnos todo lo que hicimos por las tardes.

A bailar cuanta melodía escuchemos y a darnos abrazos y besos bien fuertes.

Aprendimos a decir lo que queremos muy fuerte para que todos nos escuchen. A veces es necesario gritar para ser escuchado y otras veces con sonreír basta ¿Verdad?

Bienvenido a la conversación Monito.

¡Felices dos años y que cumplas muchos más!

IMG_3459

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

ChiquitosyBebes.com | Quito, Ecuador

Blog de maternidad y aventuras con los niños en Ecuador

mamásconpeques

El amor puede cambiar el mundo! hagámoslo juntas, ¿me acompañas?

COMMEMEMUCHO

Recetas de cocina casera de toda la vida, sabrosas, asequibles y sencillas

Petite Lover

DISEÑO, MATERNIDAD Y LIFESTYLE

Writing and Illustrating

Sharing Information About Writing and Illustrating for Children

Dernhelm

Illustrator & Writer

A %d blogueros les gusta esto: