Cita para 3

IMG_1112

Todo empezó porque Javier y yo queríamos salir en una cita. Lo ideal sería una cita solo los dos: Salir a comer algo rico y tal vez ir a bailar o algo así. Salamanca es una ciudad universitaria que se caracteriza por su vida nocturna y la verdad es que yo no conozco mucho de esa parte de Salamanca así que no me quedaría mal salir y conocer la ciudad por la noche.

Justo antes de venir habíamos quedado en salir en “dates” por lo menos una vez al mes. Con la llegada de Mateo nuestra relación cambió mucho. Sobretodo la forma en la compartimos tiempo juntos, es totalmente diferente. Así que pensamos que es súper importante salir de vez en cuando solo los dos sin coches, ni pañaleras y sin tener que preocuparnos de este pequeño monstruo inquieto.

Esa es la teoría, pero llegamos a Salamanca y sabíamos que poner esto en práctica no iba a ser tan fácil y tampoco tan “pagable” con nuestro presupuesto de estudiantes.

Así que una noche hicimos el experimento de salir en una cita para 3.
Para diferenciar la “cita” de un paseo de domingo cualquiera hicimos lo que haríamos en una cita sin el mal tercio:
Nos arreglamos para salir. Nada de pintas de mamá, me puse tacos y me pinté los labios.
Salimos de noche. Todos saben que las verdaderas citas son de noche.
Escogimos un café en plena plaza central porque ahí son las citas en Salamanca. Y nos acomodamos en la mejor mesa para dos, y un coche.

Desde hace rato queríamos probar los gofres y los creps españoles y en plena plaza central hay un lugar que se veía súper bien.

– Dos cafés, un crep y un gofre con helado por favor. Gofre = Waffle en España.
– ¿Al Mateo no le pedimos nada?
– No, el no está de “cita”.

Mientras tanto el mal tercio ya estaba luchando por bajarse del coche y sacarse el abrigo. Era de noche, en invierno y había llovido así que además de hacer frío, estaba todo completamente mojado.

IMG_0310

IMG_1114

Cometí el error de bajar a Mateo de su coche pensando que se quedaría caminando cerca de nuestra mesa. No fue así.
– Espérame voy a verle antes de que se meta de cabeza en un charco.

Ahora si que comience la cita.
Empezamos a conversar de la vida, lo “guapos” que estamos, cosas de citas.
Mateo interrumpió para pedirme que lo siente en una silla al lado mío. Arrastré una silla de la mesa de alado y lo senté cerca mío.
Javier y yo intentamos seguir conversando, pero Mateo empezó a sacar todas la servilletas del servilletero. Retiramos el servilletero, lo pusimos en otra mesa y seguimos conversando.

Llega el mesero con la comida:
– Aquí tienen dos cafés, un crep, un gofre con helado y 3 cucharas.
– Muchas gracias.

Sirve la comida en la mesa y al poco tiempo regresa con un servilletero nuevo.
– Gracias.

El mesero no acababa de servir la comida y Mateo ya se había abalanzado sobre la mesa para poner sus garras en el helado. Qué buenos reflejos tiene este niño. Retiramos la comida lo más lejos posible de esas manitas e intentamos seguir conversando.

IMG_1117

IMG_1116

Aún no había probado mi comida y Mateo ya se había dado modos para agarrar la cuchara del café y la estaba batiendo como espada para alcanzar el gofre. Este niño sabe perfectamente lo que quiere.

El resto de la cita duró exactamente 3 minutos. Mateo aspiró a toda velocidad el gofre, el crep y los helados. Probó mi café y el de su papá para asegurarse de que no era leche con chocolate y cuando estuvo seguro de que las cosas ricas se habían acabado se bajó de la silla y salió corriendo en plena plaza central 8 de la noche de un sábado, o sea, a reventar de gente.
Javier salió corriendo atrás mientras yo me acababa mi café intentando bajar las revoluciones y disfrutar tranquila 5 segundos.
– ¿Pedimos la cuenta?
– Si, cuando veas al mesero.

Mateo se volvió a sentar en su silla cerquita mío y Javier y yo intentamos seguir la conversación. Aunque la verdad ya ni nos acordábamos de qué estábamos hablando antes de que llegara la comida.

Mateo agarró el servilletero y volvió a sacar todas las servilletas.
– ¿Qué hace esto aquí?
Retiramos el servilletero de la mesa.

No puedo decir que nuestra cita fue un fracaso, salir con estos dos chicos nunca es aburrido y la verdad me divertí muchísimo. Simplemente no es la cita a solas que buscaba, pero hay que hacer lo mejor que se puede con lo que se tiene. ¿No?

Llegó el mesero con la cuenta y más servilletas.

Acepto ideas y sugerencias para citas de 3. 🙂

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

ChiquitosyBebes.com | Quito, Ecuador

Blog de maternidad y aventuras con los niños en Ecuador

mamásconpeques

El amor puede cambiar el mundo! hagámoslo juntas, ¿me acompañas?

COMMEMEMUCHO

Recetas de cocina casera de toda la vida, sabrosas, asequibles y sencillas

Petite Lover

DISEÑO, MATERNIDAD Y LIFESTYLE

Writing and Illustrating

Sharing Information About Writing and Illustrating for Children

Dernhelm

Illustrator & Writer

A %d blogueros les gusta esto: