Empieza lo bueno

Resulta que cuando te entregan el bebé en el hospital y empiezas a cuidar a ese ser diminuto que depende 100% de ti, si eres mamá primeriza, crees que eso es lo más difícil de todo y que poco a poco se va a ir poniendo más fácil. En general si es verdad, poco a poco dejas de tenerle pánico al llanto del bebé, dejas de cuestionar todo lo que haces, dejas de escuchar todos los consejos y aprendes a escucharte a ti misma y las cosas se van poniendo más fáciles.

Pero un día, como si fuera un chisme que nunca antes escuchaste, te das cuenta de que tu hijo ahora tiene voluntad y que ese llanto descontrolado y esa pataleta es en realidad él utilizando todas las estrategias de comunicación que tiene disponibles para hacerte saber qué es lo que quiere. Y a partir de ese momento se complican las cosas de nuevo.

Tengo una amiga que tiene 3 hijos y es una mamá maravillosa. Es mi salvación, mi mamá gurú. El otro día conversábamos del tema y ella usó una frase que me cayó como piedra en la cabeza porque describe perfectamente la sensación que tengo. “Ahora si, uno deja de solo disfrutar y empieza a educar” Esta frase me puso en la puerta de lo que es la verdadera maternidad. No crean que no había pensado en educar antes, pero no me había dado cuenta de que eso empieza ya. ¡YA!

Mis palabras tienen más valor del que nunca antes han tenido, mis acciones están siendo más observadas que nunca. Nunca antes me importó tanto un comentario machista en la mesa. Ahora es cuando verdaderamente me pongo a prueba como persona porque este pequeño está viendo todo lo que hago. De hoy en adelante debemos ser personas ejemplares… y luego miro a mi hijo que camina sonriente hacia mi trayendo un juguete y me tranquilizo.

No tengo que ser una persona perfecta de ahora en adelante solo tengo que ser la mejor mamá que pueda ser para él y la mejor persona que pueda ser para mi. Pero sobretodo tengo que aceptar que voy a equivocarme, que voy a pedir perdón muchas veces. Debo aprender a decir una y mil veces te amo, aprender a escuchar no solo las palabras sino las acciones y escuchar, escuchar, escuchar.

No solo escuchar a mi hijo y sus ¨Terrible twos¨, sino también escuchar esa voz interior que sabe qué hacer. Que quiere dar abrazos en plenas pataletas, que dice ¨No más porque es hora de dormir.¨ y sabe que es lo correcto. Que sabe que una galleta no es cena pero no es el fin del mundo, que no pasa nada si juega en el celular 5 minutos más, pero tampoco le deja jugar toda la tarde. Que sabe hasta donde ayudar y desde donde soltar. Esa voz que me recuerda tanto a mi mamá pero suena más a mi cada día.

Y también voy a necesitar paciencia, mucha paciencia…
y vino.
Y muchos chocolates.

2 comentarios sobre “Empieza lo bueno

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

ChiquitosyBebes.com | Quito, Ecuador

Blog de maternidad y aventuras con los niños en Ecuador

mamásconpeques

El amor puede cambiar el mundo! hagámoslo juntas, ¿me acompañas?

COMMEMEMUCHO

Recetas de cocina casera de toda la vida, sabrosas, asequibles y sencillas

Petite Lover

DISEÑO, MATERNIDAD Y LIFESTYLE

Writing and Illustrating

Sharing Information About Writing and Illustrating for Children

Dernhelm

Illustrator & Writer

A %d blogueros les gusta esto: