Happy Salamanca

Todo empezó, según yo, un día en la cocina. Javier me dijo que quería hacer un master en la Universidad de Salamanca en España y yo automáticamente me subí en el tren con él. Medio, medio pensamos la probabilidad de quedarme en Quito con Mateo, pero la verdad es que no tenía ni pies ni cabeza. ¡La familia va unida a donde sea que vaya!

Y después de eso solo recuerdo la montaña rusa: Papeleo, pasaporte, universidades, visas, departamentos, gastos, vender cosas, regalar cosas, guardar cosas.

¿Cómo poner tu vida en pausa por un año? ¿Qué va a pasar con lo que tenemos aquí? ¿Qué voy a hacer con mi Lua? ¿Cuánto de Mateo, se van a perder los abuelos, los tíos? ¿Qué nos vamos a hacer allá solos con un niño de 1 año? ¿Seré mamá suficiente? ¿Y si se enferma? Por momentos eran más las dudas que las certezas, pero nunca cambiamos de opinión. Irnos a Salamanca estaba decidido.

Los bueno de las cosas decididas, es que no importa que tan difícil parezcan ya están decididas y tu solo tienes que hacer lo que se tenga que hacer para cumplirlas. Entonces las cosas se fueron dando como dominó, un paso, un paso, un paso y de pronto era el momento de empacar maletas.

Eso si que no iba a estar fácil, porque las maletas se empacan físicas y también sentimentales y yo me quería llevar todo. Quería llevarme a Petite Art; a mi Lua; a mis amigas, que seguro no saben lo importantes que son para mi; a mi hermano, a quien no he visto un año y muero por que conozca a Mateo; a mi casa, que nunca acabamos de amoblar pero tenía todo lo necesario y ni un solo espejo.

Soy una persona muy ansiosa, y este cambio genera más ansiedad en mi de la que sé manejar, de las primeras cosas que aprendí para mantener la calma es a parar un segundo y pensar ¨¿Qué pasa si no tengo esto o hago esto, durante 1 año?¨ y según la respuesta me preocupaba o no. No voy a decir que era un gurú de la calma, yo soy ansiosa eso no va a cambiar, pero casi siempre lograba mantenerme en pie.

Se acercaban los días y las cosas seguían pasando: se vendió mi auto, renuncié a mi trabajo, nos dieron las visas, se empacó la casa y vivíamos de maletas, nos despedimos de los amigos, mi Lua se fue a su hogar adoptivo por un año, nos subimos los 3 en el avión y… como en un embudo llegamos a Salamanca.

Entonces esta soy yo, reportando desde el otro lado del atlántico.
Happy Salamanca Marie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

ChiquitosyBebes.com | Quito, Ecuador

Blog de maternidad y aventuras con los niños en Ecuador

mamásconpeques

El amor puede cambiar el mundo! hagámoslo juntas, ¿me acompañas?

COMMEMEMUCHO

Recetas de cocina casera de toda la vida, sabrosas, asequibles y sencillas

Petite Lover

DISEÑO, MATERNIDAD Y LIFESTYLE

Writing and Illustrating

Sharing Information About Writing and Illustrating for Children

Dernhelm

Illustrator & Writer

A %d blogueros les gusta esto: